martes, 17 de enero de 2017

Origen de Irse a hacer puñetas.

Se manda a alguien a hacer puñetas para despedir a alguien despectivamente y también para indicar que algo se ha estropeado o ha fracasado. 

Una puñeta no es más que el encaje que llevan los puños de algunas prendas de ropa. Hacerla supone, por tanto, tejerla, una tarea ardua y poco grata.


No hay comentarios:

Publicar un comentario