jueves, 19 de enero de 2017

Origen de Apaga y vámonos.

Se dice apaga y vámonos para apremiar algo.

Hace tiempo, en el pueblo de Pitres (Granada) dos clérigos, aspirantes a una plaza de capellán, hicieron una apuesta a ver cuál de ellos celebraba la Santa Misa en menos tiempo. 

Tras concluir los preparativos para el desafío religioso y mientras se aproximaban al altar, uno de los curas inició la misa diciendo: "Ite, Missa est", fórmula litúrgica que precedía a la bendición final. El otro, impasible, se giró hacia el monaguillo que sujetaba la vela y exclamó: "¡apaga y vámonos!, que ya está la misa dicha"


No hay comentarios:

Publicar un comentario